Breve historia de los GRAE

grae1

El Grupo de Actuaciones Especiales (GRAE) es una unidad del cuerpo de bomberos de la Generalidad de Cataluña especializada en salvamentos y rescates en el medio natural y en lugares de difícil acceso.

Al principio de la década de los sesenta, cuando empiezan a popularizarse las actividades de montaña en Cataluña, un grupo de expertos escaladores, esquiadores y montañeros crearon el Grupo de Socorro de Montaña, con quien se contactaba en caso de emergencia para trabajar de forma voluntaria. Hay que decir, sin embargo, que anteriormente había existido un grupo con una iniciativa parecida: el Grup Sant Bernat del Centre Excursionista de Catalunya (CEC). Algunos de sus miembros se integraron posteriormente en el cuerpo especial de salvamentos de los Bomberos del Ayuntamiento de Barcelona.

En el año 1981, mediante un Decreto de la Generalidad, se creó la Comisión Técnica de Coordinación de Salvamentos Especiales, presidida por la nueva Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos (DGPEIS) e integrada por la Cruz Roja de Montaña, la Guardia Civil, los Bomberos del Ayuntamiento de Barcelona y las federaciones catalanas de Entidades Excursionistas, de Espeleología y de Deportes de Invierno.

Fue a partir de 1984 que el cuerpo de Bomberos de la Generalidad empezó a incorporar progresivamente a expertos en rescates de escalada y de espeleología, y que se inició el camino de la profesionalización. En la Brigada de Barcelona se creó el Grupo de Rescate de Montaña (GRM), con base en Cerdanyola del Vallès y para actuar en cualquier punto del país (la fotografía superior es del primer rescate como GRM en el Pedraforca). Asimismo, se crearon otros grupos de rescate en la Brigada de Girona (en Camprodon y Ripoll, formados por bomberos voluntarios, y en Olot, por bomberos profesionales) y en la Brigada de Lleida (en Vielha y La Pobla de Segur, formados por bomberos voluntarios, y en La Seu d’Urgell, por bomberos profesionales).

Paralelamente, se creó el Grupo de Rescate y Salvamentos Subacuáticos (GRS), del cual se constituyeron núcleos en los parques profesionales de Lleida, Santa Coloma de Farners, Cerdanyola del Vallès y Mollerussa. También había expertos disponibles en los parques de bomberos de Sant Feliu de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat y Mataró y en el de bomberos voluntarios de Terrassa.

En 1997, la DGPEIS fusionó el GRM y el GRS y creó el Grupo de Actuaciones Especiales (GRAE). Esto llevó a instalar en Cerdanyola del Vallès la base de los grupos de submarinistas, aunque en la Brigada de Girona había grupos en diversos parques. Los expertos en rescates de montaña (los antiguos GRM) se mantuvieron en Cerdanyola y en los tres parques del Pirineo occidental donde habían actuado hasta el momento. En Girona, la sede de Ripoll se integró en la de Camprodon y la de Olot se mantuvo.

Actualmente, las unidades de montaña y las de rescate acuático están diferenciadas, pero ambas tienen la denominación común de GRAE. Los expertos submarinistas se concentran en una base en Cerdanyola. Las unidades especializadas en rescate de montaña y lugares de difícil acceso tienen la base en los parques profesionales de Cerdanyola, La Seu d’Urgell y Olot, y en los parques de voluntarios de La Pobla de Segur, Camprodon y Vielha.

BIG_454001916072613_02.jpg

_____

Aquest apunt en català

Aumenta el número de actuaciones de rescate en el medio natural

20150614_Rescat Sant Miquel del Fai  GRAECon la llegada del calor y las vacaciones, y el consiguiente incremento de la afluencia de personas a las montañas de Cataluña, vuelve a aumentar el número de actuaciones de rescate que tenemos que llevar a cabo los Bomberos.

Se trata de un crecimiento estacional que se repite año tras año, con una tipología muy variada: en un mismo fin de semana, por ejemplo, ha habido que dar respuesta a accidentes de escaladores, barranquistas, motoristas y ciclistas de montaña, excursionistas y parapentistas, y también a emergencias sanitarias diversas, como patologías cardiacas, deshidrataciones y alguna evacuación desde refugios del Pirineo, o asistencia técnica a escaladores con problemas o extraviados en algún descenso.

Ante este hecho, hay que volver a recordar a todas las personas que realizan actividades en el medio natural que deben preparar las salidas y adecuarlas a su nivel.

Hay que seguir potenciando las campañas de sensibilización para ayudar a los usuarios del entorno natural a tomarse en serio los riesgos asociados a los deportes de montaña; a hacer una buena búsqueda de información sobre la meteorología, las dificultades y la duración del itinerario; a tener la formación necesaria para aplicar los criterios adecuados a las dificultades de la montaña o a los hechos sobrevenidos, como puede ser un cambio repentino del tiempo, y a llevar el equipamiento imprescindible para hacer frente a estas dificultades, como ropa de abrigo, impermeable, calzado adecuado, botiquín, frontal, comida y bebida y, por descontado, en verano protección solar: crema, sombrero y gafas de sol.

La Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos, a través del Área de Información y Comunicación y de la División de Grupos Operativos Especiales, trabaja continuamente para hacer llegar a la población los consejos de seguridad en la montaña a través de las redes sociales y de notas de prensa y entrevistas, con la realización de ejercicios y con la participación en los grupos de seguridad en la montaña.

En esta línea, se creó el apartado Seguretat a la muntanya en la página web de los Bomberos, donde se pueden consultar los consejos de seguridad, las estadísticas de los servicios realizados y enlaces a otras instituciones vinculadas con la seguridad en el medio natural.

También se han diseñado infografías específicas que se difunden a través de la cuenta oficial de los Bomberos de la Generalidad, @bomberscat, una herramienta muy importante en la difusión de los consejos.

Otras líneas de divulgación son, a modo de ejemplo, el simulacro de rescate y búsqueda que se llevó a cabo el 15 de julio en el Pedraforca (en colaboración con la Federación de Entidades Excursionistas) o la línea colaborativa que se ha iniciado con la Xarxa de Televisions Locals, gracias a la cual cada semana se emitirá, como mínimo, una entrevista tanto en las radios como en los canales de televisión de la Xarxa para difundir los consejos de seguridad en el medio natural.

Alguien puede pensar que los salvamentos son el hermano menor de las emergencias y, por el hecho de que generalmente solo implican a una o pocas personas, la sociedad tiende a valorarlos menos. Pero los bomberos no perderemos nunca de vista que lo más importante de estas actuaciones -independientemente del número de personas afectadas y de la relevancia que pueda tener el rescate- es que en cada una hay una persona en riesgo, que cada uno de estos rescates se puede convertir en un hecho traumático para la persona que nos pide ayuda y puede llegar a ser una experiencia muy negativa. Nuestros esfuerzos siempre irán dirigidos a llevar a cabo el rescate lo mejor posible y a paliar los efectos del accidente, pero también a minimizar la situación traumática que vive la persona accidentada.

Recordad: haced todo lo que esté a vuestro alcance para valorar correctamente la actividad que vais a realizar, sed razonables y disfrutad de nuestras maravillosas montañas y ríos. Pero, si por desgracia sufrís un accidente o sois testigos de uno, ¡llamad al 112!

Consultad el MOOC del curs sobre la seguretat en les activitats de muntanya. Formación en línea gratuita del ISPC Obert

puigsacalm_1  GRAE

_____

Aquest apunt en català